El vestido de novia, tradiciòn.Desde tiempos inmemorables, para la gran mayoría de las mujeres, existe un sueño que le inculcaron desde pequeñas: el día de la boda, y con él, una tradición: el vestido de novia.

Una pareja decide casarse, comienzan los preparativos —que son muchos—, la lista de invitados, la lista de regalos, la fiesta, seleccionar a los padrinos, dama de honor, el bufet, la luna de miel, etcétera, pero para la novia —y también para su mamá y otras féminas de la familia y amigas— hay un detalle que no puede postergarse: buscar un vestido de novia adecuado; no importa si la boda será por la iglesia, si será en la casa, tampoco importa si será en una notaría, debe buscar el vestido de novia.

En ocasiones, hay mujeres que guardan los vestidos de novia que usaron el día de su ceremonia e insisten en que su hija vuelva a usarlo, solo con un ajuste aquí, otra modernización por allá, sin contar que en determinados casos ese mismo vestido fue el de la abuela. Entonces, la muchacha, que tiene otra idea en su mente, o que pretende adquirir uno de los modelos de los prestigiosos diseñadores que hoy existen —si el poder adquisitivo se lo permite—, cae en una profunda confusión y hasta en una depresión “pre boda”.

El vestido de novia, tradiciòn.

El vestido de novia, tradiciòn.

Si se casa por vez primera la tradición exige que el vestido de novia sea blanco, si es por segunda o tercera… puede ser de otros colores. Con los años esto se ha diversificado, como también la propia vida. Como el blanco significa pureza, para quienes llegaban vírgenes al matrimonio —o no, pero de igual manera en muchas naciones hay que cuidar los comentarios y guardar las apariencias— este era el color ideal.

Actualmente, por suerte, en la mayoría de los países, se puede ya usar el blanco sea virgen una mujer o no, u otro tono claro o cualesquiera de las gamas pastel. Y si se casan dos muchachas, pues ambas pueden ir ataviadas con suntuosos vestidos de novia o con los que decidan escoger. ¿Qué sucede si quienes van a unirse en matrimonio son góticos? ¡Ah!, tal vez el color preferido para la muchacha sea el negro y hasta mande a hacer o compre un vestido de novia al estilo medieval o a la usanza de su criterio.

El vestido de novia, tradiciòn.

El vestido de novia, tradiciòn.

Pero volviendo al tema de los vestidos de novia, pudiéramos decir que a los más convencionales, ellos se confeccionan de diversos tejidos: satín, tul, encaje, tela bordada… y de diversos modelos: con cola larga, mediana, sin cola, sin mangas, con mangas. Algunos pueden ser estrechos, más anchos, más cortos, todo depende del diseño.

El vestido de novia, tradiciòn.El vestido de novia es solo una parte —bueno la más importante— porque él se acompaña de otros accesorios que lo complementan: velo con tiara o flores… guantes, ¡ah! Y el consabido ramo de flores a llevar en la mano, y esto también depende del gusto de la novia y trae implícito innumerables consultas. Sin contar que en la tradición popular se cree que la novia debe llevar algo prestado, algo azul, algo nuevo o algo usado.

Recuerdo que una amiga española una vez me dijo: –“mira, yo el día de mi boda no usé ligas en las medias y me ha ido fatal”. A propósito de este tema, tuve la posibilidad de entrevistar a una muchacha cubana, he aquí su breve comentario: –“No, yo no usaré vestido de novia, para qué, si ya vivimos juntos desde hace tiempo, tal vez ni nos casemos”. También le pedí a un señor ya casado su parecer: –“No me interesaron nunca esas cosas, son cosas de mujeres, solo el día de mi boda me puse un traje y ya, y me acuerdo que me casé en agosto, un día en que hacía mucho calor, y mi pobre mujer sudaba a mares, envuelta en un velo largo, con mangas largas. Pero nuestros padres nos exigieron que teníamos que casarnos así, aunque fue en un llamado Palacio de los Matrimonios que había en El Vedado”. Una mujer italiana de unos cincuenta y tantos años, me dijo al respecto: -“Sì, mi sposai con un bel vestito di fidanzata bianco, in una bella cerimonia per la chiesa, con tappeto rossa, musica e tutto -” Tal vez estos “esquemas” sean más para el llamado mundo occidentalizado, porque en los países árabes o asiáticos, estrenan trajes típicos y, por tanto, los colores difieren del blanco.

El vestido de novia, tradiciòn.

El vestido de novia, tradiciòn.

No olvidar, por ejemplo, que en Escocia, los hombres también usan ese día su atuendo nacional. Por lo que podemos afirmar que esta vestimenta ceremonial para nupcias depende de la idiosincrasia del país, de su cultura y también de su religión. Hay países en los que el novio no puede ver el vestido de la novia con antelación y muchos menos verla vestida ya antes de dirigirse al altar —en el caso de que la boda sea por la iglesia, pues en lo civil es diferente.

Existen innumerables filmes que han retratado a la perfección este pequeño comentario sobre el vestido de novia, aunque siempre hay tela por donde cortar, y nunca mejor dicho. También novelas, por algunos denominadas “novelas rosa”, pero que sin duda hacen soñar a las jóvenes casamenteras. En lo personal, no soy dada a seguir esquemas ni al convencionalismo, pero, realmente emociona una bella boda por la iglesia, todas las novias son lindas —o al menos ese día logran serlo—. Y los preparativos entusiasman y nos llenan de adrenalina. Seamos sinceras, mujeres, amigas, ¿quién no ha soñado un día o sueña con un bello traje de novia, un paje, una alfombra llena de pétalos de rosas y que le tiren arroz a la salida de la iglesia para la buena suerte en el matrimonio?

El vestido de novia, tradiciòn.

El vestido de novia, tradiciòn.

sposamore abiti da sposa economici

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*